Primer entrevista

En la primer entrevista tanto el psi como el consultante realizan una evaluación, que resulta fundamental para la prosperidad de todo tratamiento, dado que una precipitada decisión del inicio de tratamiento si las condiciones no están dadas, como si la relación con el terapeuta no es óptima lleva ineludiblemente al fracaso.
El psi efectúa un examen diagnóstico en el cual se evalúa:

  • Si el motivo que promueve la consulta requiere tratamiento, de ser así se especifica cuál es el dispositivo apropiado.
  • Si el caso puede ser tratado ambulatoriamente en consultorio o requiere otro tipo de intervención según la patología, estado actual, gravedad y pronóstico de la misma.
  • Si se requiere la intervención de otro profesional de la salud (psiquiatra, neurólogo, medico clínico, nutricionista etc.) realizando la derivación pertinente, para trabajar de manera conjunta e interdisciplinaria.
  • Se establece la frecuencia de las sesiones y horario de las mismas.

El consultante evalúa si se ha sentido cómodo, bien recibido y escuchado por el psi asignado, de ser así pauta con el mismo una nueva entrevista; de no ser así deberá contactarse con el Centro de Atención Telefónico y solicitar la re-derivación.
Es fundamental para el porvenir exitoso de todo tratamiento la confianza y el buen vinculo paciente- analista. El plazo máximo para solicitar el cambio de psi es de 6 entrevistas, dado que en dicho plazo no se ha afianzado aún la relación analista- analizante. Pasadas las entrevistas iniciales, el surgimiento de cualquier incomodidad puede deberse a la operatoria de resistencias inconscientes que atentan contra el porvenir y desarrollo del tratamiento, por lo tanto recomendamos antes de tomar cualquier decisión tratar el tema con el psi tratante.